*

X
El festival MUTEK 2017 tiene una oferta imperdible que lo sigue consolidando como el más esperado del año en la Ciudad de México

El festival MUTEK ha sido reagendado para 22-26 de noviembre, aquí consulta los detalles

 

Para su edición 14, el festival MUTEK, tiene un programa que conjuga a artistas legendarios de la electrónica mundial con innovadores proyectos de arte y cultura digital, confirmando por qué es el festival más esperado de la Ciudad de México entre los amantes de la música electrónica y las expresiones de vanguardia.

Este año la presencia de Squarepusher, The Orb, Alva Noto, Telefon Tel Aviv y Aurora Halal es sin duda lo más esperado del cartel, todos artistas consolidados, algunos por décadas, entre lo más alto y refinado de la música electrónica, el ambient, el IDM, el dub y lo inclasificable. Squarepusher, un freak del ambient y del sonido industrial es, después de Aphex Twin, quizás el más grande referente de un peculiar sonido ligado al acid-techno, al ambient y al drum & bass con un particular estilo experimental que oscila entre lo más bizarro, lo celestial y lo inaudito. The Orb particularmente es un clásico y tendremos en MUTEK un set también del enorme Thomas Fehlmann, miembro de esta pionera agrupación que es uno de esos proyectos que rompen géneros y abre nuevos senderos. Hay que mencionar a uno de los proyectos que no han sonado tanto pero que sabemos que será disfrutado enormemente por los que gustan de dejarse ir armónicamente en el dancefloor: Kettenkarussell, el ensamble de la disquera alemana Giegling, quienes anteriormente han creado una suave furor en sus presentaciones en el festival Comunité en Tulum. 

MUTEK también tendrá destacadas intervenciones artísticas de Alexandre Burton & Julien Roy (artificiel), Herman Kolgen, patten, Actress, Emptyset, Babyfather, Sarah Davachi, Second Woman y Lorenzo Senni.

Este año el festival se ha animado a abrir nuevos espacios para sus eventos, incorporando al Polyforum Siqueiros como la elegante sede del concierto de apertura y a una antigua fábrica de acero en Tlanepantla para sus eventos nocturnos, cambiando la sede anterior que había sido en el Foto Museo Toreo. Ahora, su apuesta es por un espacio más grande donde se logre concretar un mejor ambiente.

MUTEK, por supuesto, también tiene todo tipo de talleres y presentaciones paralelas que deben checar todos los interesados en el arte digital y en diseño. Este año también habrá una participación en el Festival Cervantino y la implementación de alianzas e invitados especiales de países como Alemania, Reino Unido y Canadá (Québec). Puedes visitar este enlace para ver todo lo relacionado con el festival.

 

Tony Fadell cuestiona seriamente la tecnología digital que él mismo ha ayudado a propulsar

Tony Fadell era vicepresidente de Apple cuando se desarrollaron el iPod y el iPhone y fue instrumental en la creación de estos aparatos, que han definido una era. No es que Fadell se arrepienta del todo de lo que hizo, pero se lo cuestiona seriamente. Y su esposa también. De acuerdo con Fadell, cada vez que su esposa ve a uno de sus hijos absorto en el resplandor azulado de un smartphone o tableta, lo mira como recordándole que él es en parte responsable. Quizás la tecnología de cualquier manera hubiera llegado y todo sería más o menos lo mismo. Pero al menos esto hace que Fadell esté actualmente reflexionando y creando conciencia en torno a ciertos efectos de la tecnología digital

Fadell mantiene que el problema con que las pantallas habiten ubicuamente nuestro mundo es que nuestros aparatos están sistemáticamente diseñados para provocar adicción, algo que es especialmente dañino para las nuevas generaciones. La forma en la que estos aparatos son usados es indistinguible de una droga en muchos aspectos. Cuando a las nuevas generaciones les quitas la tecnología, "literalmente sienten como si les estuvieras arrancando un pedazo de su ser --se ponen muy emocionales. Entran en abstinencia por 2 o 3 días".

Según él, muchos desarrolladores que en su juventud no tenían ningún reparo en crear los nuevos dulces tecnológicos de tal forma que fueran irresistibles, hoy, ya que tienen hijos, son mucho más cautos y se dan cuenta de que deben existir ciertas regulaciones. Se dice famosamente que Steve Jobs no permitía que sus hijos usaran el iPad.

Fadell en ninguna medida considera que la tecnología es mala. Pero reconoce que la forma en la que estamos dirigiendo la programación y el diseño de estos aparatos está más orientada a satisfacer necesidades individuales y egoístas que comunitarias. Los gadgets están diseñados para satisfacer la idea de libertad individual, obedecen a la ambición del mercado y no a un compromiso con el entorno. Los aparatos satisfacen sobre todo nuestros deseos inmediatos personales pero no contemplan cuestiones más amplias, a largo plazo. Promueven, en suma, autoabsorción y no involucramiento con la realidad inmediata que nos rodea.

Aunque piensa que esto es algo que ha sucedido sin que nadie lo haya planeado, Fadell cree que es necesario subir el nivel de responsabilidad entre los desarrolladores. Propone un código hipocrático, basado en la misma norma médica de "primero, no hacer daño": "Creo que debemos estar muy conscientes de las consecuencias no pensadas, pero también debemos reconocerlas y eliminarlas del diseño --asegurarnos de que estamos diseñando éticamente". Esto es algo importante, advierte, porque la tecnología cada vez progresará más rápido, a velocidades que pueden arrasar nuestra capacidad de tomar medidas al respecto si no empezamos ahora.

 

Foto: Constantin Renner, vía Fast.Co