*

X
¿Las predicciones de 'Black Mirror' se están haciendo realidad?

En una vieja imagen que circula desde hace tiempo en Internet –y que quizá pertenezca incluso a la época en que Internet aún no existía– se puede observar la ilustración de un gran ojo insomne y a veces de una cámara de vigilancia acompañados de esta frase: “1984 no tendría que haber sido un manual de instrucciones”. En su momento, la imagen aludía al estado de supervigilancia en que comenzamos a vivir hacia finales del siglo XX y que poco a poco se ha agudizado hasta volverse “normal”. Nuestra información más personal –nombre, situación geográfica, hábitos de consumo, relaciones personales, etc.– circula y es almacenada diariamente gracias al uso que le damos a dispositivos como los smartphones y las computadoras, y aunque esto alguna vez fue escandaloso y polémico, hoy en día parece no importarle a nadie e incluso muchísimas personas ignoran que sucede.

Algo parecido podría decirse de Black Mirror, la serie transmitida originalmente por la BBC y que ahora se encuentra entre las producciones originales de Netflix. Nadie quisiera que toda su distopía y sus escenarios siniestros se volvieran realidad. Sin embargo, tal pareciera que también se están tomando como manual de uso.

En la presentación de los nuevos modelos de iPhone, ocurrida ayer en California, se dio a conocer una nueva característica de los dispositivos que parece haber sido copiada de uno de los capítulos de Black Mirror, “The Waldo Moment”, tercero de la segunda temporada, en el que la popularidad de una caricatura animada por computadora llega a ser tanta que compite electoralmente por un lugar en el parlamento de Inglaterra. Como recordarán los asiduos a la serie, ese irritante oso azul recibía la vida de un hombre de mediana edad que se sentía frustrado en su carrera como comediante.
Con los nuevos iPhone será posible hacer algo muy similar: dar movimientos “personalizados” a una caricatura. 

Si alguien duda de este parecido, vale la pena mencionar que los propios creadores de la serie lo notaron, y enviaron este mensaje en Twitter:

La humanidad parece tener claras sus prioridades…

 

También en Pijama Surf: La infantilización de Facebook, ¿síntoma de una sociedad que se niega a crecer?

Los niños y los padres necesitan una nueva educación digital

La velocidad de adopción de la tecnología supera la velocidad de reflexión y, más aún, la capacidad de respuesta en términos de legislación y educación. Vivimos actualmente en una era que ha sido llamada la era de la distracción, debido a la constante estimulación de la tecnología digital. En una reciente entrevista el físico y maestro de meditación, Alan Wallace, señaló:

La atención en la esfera pública está en proceso de devolución. He visto los niveles de atención de la sociedad retroceder a lo largo de mi vida. La industria de la publicidad y del entretenimiento demandan la atención de la gente en espacios cada vez más cortos. 5 segundos aquí, 15 segundos allá, 20 allí. El entretenimiento se ha acelerado, la música se intensifica, te perfora el cerebro con la intensidad, y los videojuegos te aplastan el cerebro con estimulación.

Lesley Podesta, de la Alannah & Madeline Foundation, escribe en el Huffington Post sobre la importancia de entender que es necesario hacer una educación digital de la sociedad, teniendo en cuenta especialmente a los niños. Una de las habilidades universales que debemos desarrollar en nuestra era es "la capacidad de pensar más allá de la distracción de la tecnología y aprender a autocurar [la información] para maximizar oportunidades y reducir riesgos". En nuestra época nos acercamos a la distopía que advertía Aldous Huxley, ahogarnos en "un mar de irrelevancia", información insignificante, sin curaduría o contexto, que se va apoderando de nuestra atención y nuestra capacidad de pensar críticamente.

Podesta enfatiza que en nuestra era, como ocurría hace siglos, se ha vuelto a disolver la frontera entre la información a la cual tienen acceso los niños y los adultos. El problema ahora es que los adultos generan innumerable información basura que puede ser bastante dañina: pornografía, violencia, imágenes de crímenes, guerras, terrorismo, etc. Es por esto que, en la era digital, "los derechos de los niños a vivir libres de violencia y explotación requieren ser mejor pensados, mejor controlados y se necesita una mejor respuesta de la industria que permita una mejor regulación e incentive mayor inversión en alfabetismo digital". Y es que el espacio digital en el que se mueven no está libre de violencia y explotación y, sin la correcta guía, los niños pueden vivir experiencias en línea que violenten su crecimiento.

La clave esta en desarrollar este alfabetismo digital en los padres y en los hijos para que se construyan hábitos positivos de acceso a la información, para que los niños se vuelvan "capaces y compasivos en línea; aprendan a ir más allá de las distracciones y sepan cómo involucrarse y cómo evitar las distracciones de sus teléfonos". Este alfabetismo digital consiste tanto en la capacidad de buscar información relevante en línea como en la construcción de hábitos positivos que tengan que ver con evitar el uso excesivo de aparatos para el entretenimiento (restringir tiempo y horarios), así como también el desarrollo de la atención y la concentración con herramientas offline como la lectura o la meditación.